Inicio / Blogs / Así fue el concierto de la Orquesta de Cámara de Viena

Así fue el concierto de la Orquesta de Cámara de Viena

keyboard_arrow_left Volver

“Memorable” y “brillante” fueron los epítetos con que la crítica se refirió a la presentación del conjunto, que encantó a los 788 asistentes del concierto realizado en CorpArtes el jueves 8 de noviembre.

“Salvo redundar en la excelencia y perfección de la versión ofrecida, solo habría que agregar que este cierre en CorpArtes […] coronó un año musical en lo más alto en cuanto a visitas”, expresó el crítico del diario Las Últimas Noticias respecto del último concierto de la Temporada de Grandes Conciertos Internacionales 2018 de Fundación CorpArtes, el cual tuvo lugar en su teatro el 8 de noviembre. Un encuentro que fue aplaudido tanto por la crítica como por el público asistente, luego de disfrutar de las interpretaciones de las obras Divertimento y Concierto para piano y orquesta N°12 en La mayor, de Mozart, y de La muerte y la doncella, de Schubert, en manos de la Orquesta de Cámara de Viena.

Dentro del tour del conjunto por Sudamérica, que también incluyó Brasil y Argentina, se preparó esta última pieza de Schubert únicamente para el concierto en Santiago de Chile, cuya ejecución fue explicada de este modo por por El Mercurio: “Aquí los vieneses mostraron concentración y arrojo: desde el comienzo al unísono, impresionó el despliegue que puede alcanzar esta obra”.

La Orquesta de Cámara de Viena tiene 70 años y es considerada una de las más destacadas del mundo. Hace más de 10 años es conducida por Stefan Vladar, director y pianista, quien en CorpArtes fue también solista del Concierto para piano y orquesta N°12 en La mayor. Durante su visita a Chile, el conductor participó de un conversatorio en CorpArtes donde expresó: “Incluso la música no podrá resolver los problemas de este planeta, pero la buena noticia es que, como se puede ver aquí, congrega; diversas personas, diferentes en edad, situación, u otro, todos se sientan en una misma habitación y disfrutan de lo mismo. Y no hay animosidad, sino que el mismo tipo de sentimiento”.

 

Comparte: